Keynes y la “Santísima Trinidad”, Prof. Josep Sayeras

El concepto “rescate de un país” tiene un tono peyorativo en los círculos financieros y, actualmente, incluso en otros ámbitos. Ello se debe, probablemente, a que va precedido de otro, que sino comparte el mismo apelativo de peyorativo, si que se podría calificar, como mínimo, de delicado: crisis.

La teoría ortodoxa explicita que independientemente de la causa específica de la crisis financiera, salir de esa situación requiere dos medidas: una combinación de políticas de ajuste – menos gasto o más ingresos, o ambas medidas para reducir el déficit público; y más exportaciones o menos importaciones, o ambas para reducir el déficit externo – y una financiación de emergencia – sea a través de un crédito de organismos internacionales o de una reestructuración de la deuda –. En cualquier caso, las crisis – financieras o económicas – internacionales cuentan con la presencia de un agente económico involucrado en las dos medidas: el Fondo Monetario Internacional.

Los hechos ocurridos durante la época inmediatamente posterior a la Primera Guerra Mundial y el periodo de entreguerras provocaron que, antes de la finalización de la Segunda Guerra Mundial, concretamente en junio de 1944, se abriera un debate sobre cuál sería la mejor forma de organizar el Sistema Monetario Internacional. Con este propósito se organizó, por primera vez en la historia, una conferencia mundial sobre la cuestión. La conferencia tuvo lugar en un pueblecito de New Hampshire (Estados Unidos) que luego sería conocido mundialmente por este hecho: Bretton Woods.  En ella, se acordó la creación de un organismo internacional que velara cada uno de los tres temas principales tratados – monetaria, comercial y de reconstrucción –. Ese es el origen del Fondo Monetario Internacional (FMI), la Organización Internacional del Comercio (OIC) y el Banco Mundial para la Reconstrucción y el Desarrollo, más conocido posteriormente como Banco Mundial (BM).

Sería enormemente interesante releer en la actualidad, con la sabiduría que da el paso del tiempo, las actas de las reuniones de la conferencia. Probablemente, entenderíamos mejor por qué los ejes de ese “nuevo y ordenado” Sistema Monetario Internacional tenían que pivotar sobre la disciplina y la flexibilidad. La disciplina, aporte americano sobre los temas monetarios, para asegurar la estabilidad de los tipos de cambio tan querida bajo el Patrón Oro, pero sin dejar que esa estabilidad les clavara en la ya famosa “cruz de oro”. Por esa razón, se demandaba flexibilidad, argumentada por Keynes, para no atar la política monetaria nacional a los compases del equilibrio externo ni que la economía interna tuviera que seguir el ritmo de los ciclos internacionales. ¿Les suenan los argumentos?

El resultado fue un híbrido entre disciplina y flexibilidad que respondería al nombre de sistema de Bretton Woods, basado en unos tipos de cambio fijos, pero ajustables. Aunque la práctica demostraría que eran ajustables, pero fijos; puesto que para ello (la ajustabilidad) se requerían dos condiciones: un desequilibrio fundamental (concepto que nunca se describió en el Tratado Constitutivo probablemente por la pasión anglosajona a los códigos abiertos) y la justificación del porcentaje de devaluación frente al FMI.

Un supuesto fundamental para las economías abiertas es la movilidad perfecta del capital, lo que implica necesariamente un arbitraje de los tipos de interés internacionales (uncovered parity interest). Esta implicación ha dado lugar a la “trinidad imposible” (unholy trinity), consistente en que un país sólo puede conseguir a la vez dos de los tres objetivos de la lista siguiente: tipo de cambio fijo, política monetaria orientada hacia objetivos domésticos y movilidad perfecta de capitales internacionales.

Los arquitectos de semejante estructura tenían ya muy claro dicho supuesto, que se enunció posteriormente, y trataron de lidiar con él. Las ucronías sirven de poco, pero conocer las lecciones de la historia debería sernos útil en estos momentos de incertidumbre. ¿Cuál sería la elección de John Maynard Keynes en la situación actual?

Be Sociable, Share!

Related posts:

Opinion |

Leave a comment

Email will not be published

*

*

*

You can use these tags and attributes HTMl: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

*